Luca

Luca es un Bárbaro del reino de Syrtis, en el mágico mundo virtual del juego Regnum On Line, de la empresa argentina NGD Studios.

Luca odia su rojo pelo, y este es el relato de sus aventuras en clave de humor.

(habilité los comentarios anónimos, así que escriban sin miedo... )

Capítulo XIII - Sorpresas

En el sobrecargado cerebro del bárbaro, insólitos pensamientos se retuercen cual atormentadas fieras. La ingesta del poderoso té ha desatado un efecto inesperado en su mente. Percibe, aunque con dificultad, las voces de los Ush-Ers, y puede seguir sus triviales diálogos, que lo hacen dudar profundamente de la capacidad de estos seres de otro plano, para hacerse cargo de los destinos de los valerosos súbditos del verde reino. Pero al menos, parece que intentan coordinar algún tipo de estrategia.

El grupo, ya terminada la ceremonia, sale sigilosamente de la casa junto al mercadito, y emprende veloz carrera hacia la batalla, que sigue su curso en las abiertas praderas de Herberd. Luca, algo mareado todavía, se esfuerza en la retaguardia del grupo. A su lado corre la bien provista bruja Pechugas Larou, balanceando su generosa figura. Sin detener la carrera, la maga se acerca para hablarle. Luca escucha sorprendido en su mente, la masculina y cavernosa voz del Ush-Er, más propia de un orco peón que de una dama, mientras le dice.

- Luquita, tiro terror y se mandan con áreas, eh

- Dale, voy con relámpago – reconoce en la respuesta, la voz del frecuente suicida que rige sus actos.

Tendría que haberme guardado el yelmo con +4 de inteligencia ese – piensa el bárbaro – la verdad, no cazo una…

Más la brusca realidad del combate saca al guerrero de sus cavilaciones, la hueste verde culmina al fin su carrera en las proximidades del perdido fuerte, y se detiene reagrupándose desordenadamente. Arriba de la loma, frente a la puerta, los Alsirios los observan expectantes. Resplandecen en el acero de las armas, las luces de múltiples bufeos y poderes; se percibe vagamente, el agrio hedor de las sudadas cabras. Luca recuerda con repulsión la amarga experiencia de yacer inmovilizado a escasos centímetros de las botas de un grupo de enanos. Esos segundos habían parecido durar horas, y había llegado a pedir mentalmente que lo remataran.

En el camino al Puente Blanco, a una prudente distancia, los Ignitas esperan el momento adecuado para sumarse a la batalla. Una situación bastante frecuente, que acarreaba bastantes problemas a la hora de retomar el fuerte.

- A los tomates primero ¡
- A ignis, a ignis
- A la puerta, a la puerta
- Primero las cabras ¡
- Hoygan, hoygan…
- COMPRO ITEMS CON BONUS TODAS LAS CLASES

Innumerables voces se suman en el confuso griterío, haciendo casi imposible distinguir las palabras, y menos aun coordinar un curso de acción. Luca por las dudas, se tira Cautela.
De pronto, frente a sus ojos, una fantasmal calavera verde fosforescente, abre sus pútridas fauces en amenazadora mueca. Sorprendido trata de retroceder, pero tropieza y cae de espaldas. Desde el suelo, puede ver con el rabillo del ojo una multitud de aliados derribados a su lado.
- La puta madre – piensa – comimos terror de nuevo.
A pesar de tantas batallas, el viejo truco sigue funcionando.
Sabés que es de mentira – se dice el pelirrojo – pero el cagazo te lo pegás igual.

La repentina pestilencia que lo rodea, le indica que los guerreros enemigos ya están allí. Desde el suelo ve las lanzas recortadas contra el cielo, girando en macabros círculos. Antes de perder la conciencia, le parece ver extraños colores en la armadura del Utghar a su lado.
- Toy flasheando – piensa, y todo se oscurece.

Luca se materializa en el save del mercado. Una variada multitud, charla o comercia animadamente, ajenos por completo a la batalla que se desarrolla a corta distancia. Una cazadora de corta estatura y andar nervioso, grita desaforadamente, en medio de la muchedumbre que la ignora.

- ALSIUS AND IGNIS AT HERBRED, COME ON, AMIGOS – sus masculinos movimientos y su agria expresion, provocan una fea impresión en el bárbaro, que se aleja de la arquera, que explota en una catarata de gritos histéricos, que aun sin comprenderlos, se percibe son insultos.
- ALL YOU LOOSERS ¡ I M MOVING TO WOW ¡

Luca duda por un momento, frente al mercadito. La guerra esta a pleno, pero por otra parte, debería ponerse a levear. Hace tiempo ya que est en 48, y no vé la hora de por fin graduarse.

- Bueno, mato un par de leones y vuelvo. – se dice

Lanza su grito de guerra - Weeebooo Surrtuuusss – Y blandiendo su hacha de Lord Guerrero descarga una cruz del sur en un León que se pasea tranquilamente por los alrededores. Un par de golpes bastan para liquidarlo y obtener más de 200 puntos de experiencia. El bárbaro se dirige maquinalmente hacia la siguiente bestia. Más al momento de levantar su arma un extraño cansancio lo invade, y le cuesta horrores dar el golpe.

-Que mierda pasa ahora ¡ - ruge. Sus brazos apenas le responden y cuando finalmente mata al animal, solo le da 120 puntos.
- Es la nueva Aqh – Tuah … - contesta un comerciante del mercadito - no escuchaste nada ? Fatiga, le dicen…

Luca, exhausto, contempla el León a sus pies. El leveador incansable, que recorría por mañanas enteras la playa de Eferías, apenas podía sostener su arma. Su mente otra vez estaba llena de dudas.

Que nuevas sorpresas traerían las injerencias de los Adh – Mins cumpliendo los ignotos designios del todopoderoso Nuestro Gran Desarrollador. Recordó los colores en la armadura pintada del Utghar, y una luz de esperanza comenzó a brillar en el sombrio panorama. Si las armaduras podían pintarse, quizás tambien podría hacer algo con su espeso, horrible e intolerable pelo rojo.

Capítulo Aniversario - Parte I - Tiempos Festivos